Monedas de Latinoamérica se siguen fortaleciendo frente a la divisa estadounidense

| Actualidad, Finanzas, Tasa de interés

El dólar inició el 2023 con una volatilidad similar a la del año pasado. La primera semana de enero, el dólar pasó el techo de los $5.000 en negociaciones de intradía, pero en la segunda semana, la divisa extranjera tocó el piso de los $4.693, el más bajo en tres meses.

El dato de inflación de Estados Unidos es la principal causa para que las monedas en Latinoamérica y, en general, las emergentes, estén ganando valor frente al dólar. De hecho, al cierre de esta edición, el peso mexicano es la moneda de América Latina que más se revalúa con 4%; le sigue el peso chileno (3,7%); el real brasileño (3,61%); y el peso colombiano (3,49%). En contraste, el sol peruano presenta una mínima devaluación (-0,1%) y, en último puesto, está el peso argentino (-2,2%).

La razón por la cual el dato de inflación influye en la revaluación de la moneda local la explicó Andrés Moreno Jaramillo, analista económico y bursátil. “Salió un dato muy positivo, mejor inclusive de lo que se esperaba en el dato mensual, y esto es determinante porque hay menor riesgo en el mundo”. Este respiro para el mercado genera que los inversionistas extranjeros quieran invertir en países con tasas de interés elevadas, como en el caso de Colombia.

De hecho, en siete días, la Tasa Representativa del Mercado (TRM) bajó desde $4.989,58 hasta $4.692,04 (TRM de ayer), es decir $296,58. “Con este dato de inflación en Estados Unidos se confirma esta expectativa de que los precios han soltado la presión alcista y efectivamente la expectativa de subida de tasas de interés está mostrando 25 puntos básicos para la próxima reunión y otros 25 puntos básicos en cada una de las dos siguientes”, aseguró Juan Eduardo Nates, asociado Senior de divisas de Credicorp Capital.

Con estos dos incrementos, la tasa quedaría alrededor de 5%, tal como lo dijeron varios funcionarios de la Reserva Federal (Fed) esta semana. “Esto generaría un flujo de salida de dólar, es decir, debilidad de la divisa extranjera hacía el euro, hacia el yen y hacia monedas emergentes”, dijo Nates. “Combinado con la reapertura de la economía China, que claramente está teniendo un efecto positivo sobre los commodities y que tiene a los mercados emergentes en puntos de fortaleza bastante importantes”, concluyó.