¿Qué está pasando con el dólar a nivel global?

| Economía, Finanzas

dolar-economia

La última ronda de turbulencias financieras —la quiebra del Silicon Valley Bank (SVB), la segunda mayor quiebra bancaria en términos monetarios de la historia de Estados Unidos, y la absorción forzosa del Credit Suisse— ha vuelto a plantear cuestiones de larga data sobre la estabilidad del sistema financiero mundial y el papel del dólar como moneda de reserva mundial.

Hace un año surgieron dudas cuando las sanciones estadounidenses y europeas, impuestas tras el lanzamiento de operaciones militares en Ucrania por el gobierno de Putin, provocaron la congelación de unos 300.000 millones de dólares en activos financieros en poder del banco central ruso.

Aunque apenas hubo comentarios públicos sobre la acción dirigida por EE.UU., que pudo imponerse debido al papel global del dólar, provocó un escalofrío de temor en el mundo de los bancos centrales. Si le podía pasar a Rusia, le podía pasar a cualquier país que se cruzara en el camino de Estados Unidos en el futuro.

Y ya estaba la experiencia de Irán, donde Estados Unidos bajo la administración Trump pudo aplicar sanciones unilaterales, a pesar de las objeciones de las potencias europeas, debido a la supremacía del dólar.

Escribiendo en el Washington Post el mes pasado, el columnista Fareed Zakaria, señaló que, aunque tuvo una cobertura mediática limitada, el resultado más interesante de las conversaciones entre el presidente ruso Vladmir Putin y el presidente chino Xi Jinping fueron los comentarios de Putin después de la cumbre.

‘Estamos a favor de utilizar el yuan chino para los acuerdos entre Rusia y los países de Asia, África y América Latina’, afirmó.

Zakaria comentó que la implicación de la declaración era que ‘la segunda mayor economía del mundo y su mayor exportador de energía están intentando activamente hacer mella en el dominio del dólar en el sistema financiero internacional’.

Descartó la posibilidad de que otra divisa sustituya al dólar como moneda mundial, pero consideró ‘más probable’ que pueda ‘sufrir la debilidad por mil cortes’.

Hay indicios de que tal proceso está en marcha. China y Rusia realizan ahora dos tercios de su comercio, que ha aumentado considerablemente, en sus propias monedas.

China ha llegado a un acuerdo con Arabia Saudí para que pueda pagar sus compras de petróleo en yuanes, la primera vez en casi 50 años que los saudíes se muestran dispuestos a aceptar algo que no sean dólares como pago por el petróleo.

Brasil, la mayor economía latinoamericana, para la que China es su mayor socio comercial, con unos $150.000 millones al año, está adoptando el yuan.

La semana pasada, China y Brasil anunciaron que utilizarían sus propias monedas para liquidar sus cuentas comerciales, abandonando de hecho el dólar en sus relaciones bilaterales. También se decidió que Brasil se adheriría a un sistema internacional de pagos que Beijing intenta establecer como alternativa al sistema internacional de pagos y mensajería SWIFT, dominado por Estados Unidos.

Ninguno de estos acontecimientos significa que el rey dólar esté a punto de ser destronado, pero sí suponen una aceleración en un proceso a largo plazo. La proporción de dólares en las reservas de divisas de los bancos centrales ha caído del 72% en 1999 al 59% en la actualidad.

Aunque su posición en las transacciones comerciales se está debilitando, el dólar sigue dominando los mercados financieros. Comprende el 90% de todas las transacciones de divisas y cerca de dos tercios de las emisiones de valores se realizan en dólares.

Pero la serie de tormentas financieras en EE.UU., la última de las cuales es la quiebra de SVB y la preocupación por la estabilidad de los bancos medianos cuyas tenencias de bonos del Tesoro estadounidense han perdido un importante valor de mercado debido a las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal, está provocando nerviosismo.