representacion-3d-concepto-biorobots-2-scaled

Inteligencia Artificial, herramienta clave para los inversionistas

La evolución de la tecnología alcanza a la asesoría financiera. La administradora de fondos Vanguard, indicó que Inteligencia Artificial (IA) es una herramienta que viene a sumar el mercado financiero y que será clave para apalancar al público inversionista.

Durante el evento Pioneros GBM advisor, Pablo Bernal, director del segmento patrimonial para América Latina, explicó que, si bien el uso de IA sigue en desarrollo, ésta representa la oportunidad para impulsar el asesoramiento financiero y a la par aumentar el número de inversionistas.

Bernal, explicó que actualmente la asesoría financiera debe estar enfocada en ofrecer coaching financiero, ya que la comprensión de emociones al invertir es clave para comprender las metas y acciones que puede realizar un inversionista, detalló que ante una crisis en los mercados el asesoramiento, la IA puede hacer la diferencia en el portafolio de un inversionista.

El estudio realizado por Vanguard indicó que el enfoque de mayor partida por las finanzas conductuales al asesorar agrega mayor valor agregado al momento de generar portafolio o estrategias de inversión.

¿Cómo se utiliza la IA para mejorar las decisiones de inversión?

El uso de una multiplicidad de datos (Big Data) y su posterior organización, permite crear algoritmos que analizan diferentes variables tales como inflación, productividad, sentimiento hacia un activo, volatilidad, entre otros, para determinar aquellos conjuntos de activos con mejores perspectivas de valorización, teniendo en cuenta las condiciones económicas y de mercado.

Gracias a esto, los gestores de fondos y, por ende, los inversionistas, pueden encontrar ventajas como: 

Reducir sesgos: En la inversión como en la vida, existen sesgos emocionales o psicológicos hacia determinados activos o compañías. La IA permite ofrecer resultados basados en datos que destruyen esos paradigmas propios o colectivos.

Análisis de factores de riesgo: Gracias a los análisis basados en datos y algoritmos capaces de aprender, los inversionistas pueden encontrar opciones de inversión teniendo más claros los riesgos asociados a la misma. 

Calcular probabilidades más precisas sobre los activos: La IA también permite calcular las probabilidades de que un activo o un conjunto de ellos, pierdan o ganen valor en determinado periodo de tiempo. 

Como puede ver, la IA se perfila como el próximo superhéroe en el mundo de las inversiones. A medida que se continúen desarrollando estas tecnologías, los inversionistas contarán con más datos y mejores perspectivas que les permitan tomar decisiones más acertadas. 

Fuente: El Economista

representacion-3d-concepto-biorobots-2-1-scaled

El IVA representó 30% de los ingresos tributarios de América Latina en el 2021: OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informó que el cobro del Impuesto al Valor Agregado (IVA) fue la principal fuente de ingresos en América Latina y el Caribe durante el 2021, al representar 29.9% de los ingresos tributarios totales y 6.4% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sebastián Nieto Parra, jefe de la unidad de América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la OCDE, comentó a El Economista que el dato de la recaudación de IVA en la región en el 2021 es mayor a 20% que representó el impuesto en el total de los ingresos tributarios de los países de la organización.

“Algo que es sumamente importante es saber qué modelo de desarrollo y qué estrategia queremos en la región y en función de ello definir qué sistema impositivo queremos (…) Tenemos una dependencia muy importante de los impuestos indirectos y esto nos lleva a coyunturas difíciles para unos países de la región”, dijo Nieto Parra.

El informe “Estadísticas Tributarias en América Latina y el Caribe 2023”, elaborado por la OCDE, apunta que 21 países de la región vieron incrementada la recaudación del IVA como proporción del PIB, frente nueve que lo registraron en el 2020.

En el caso de México, la recaudación del Impuesto al Valor Agregado pasó de 23.8% registrado en el 2020 a 25.7% del total de los ingresos tributarios en el 2022. Como proporción del PIB, el IVA representó 4.3% en el 2021.

En la región sólo la recaudación del IVA representó 30% de los ingresos tributarios; pero si se considera todos los impuestos con los que se gravan bienes y servicios (como los impuestos especiales, los derechos de aduana y de importación), la proporción aumenta a 50 por ciento.

Tal es la magnitud de los ingresos de gravámenes por bienes y servicios en América Latina y el Caribe que sólo las finanzas públicas de Cuba, Guyana, México, Panamá y Trinidad y Tobago no dependen tanto del cobro de esos impuestos.

Mejorar la progresividad

El jefe de unidad de la OCDE mencionó que la región debe de ver de qué forma se debe mejorar la progresividad de los impuestos y en particular cómo migrar hacia gravámenes directos a personas físicas.

Los recursos procedentes del Impuesto sobre la Renta (ISR) de las personas físicas representaron 9.4% del total de los ingresos tributarios en el 2021, mientras que a nivel OCDE la proporción es de 24.1 por ciento. Esto es, en parte, consecuencia de la alta informalidad laboral de la región.

Sebastián Nieto Parra declaró que algunas acciones para mejorar la progresividad fiscal deben de contemplar un impuesto sobre la propiedad, impuestos sobre ganancias ocasionales e impuestos a los dividendos.

“Ante todo lo que necesitamos en América Latina es generar los consensos necesarios. Pasar reformas tributarias es de las acciones de política pública más retadoras y por lo tanto, para generar el consenso, tiene que haber un diálogo con base en la evidencia empírica”, sostuvo.

Fuente: OCDE

Nota-FMI-Bullk-Services-scaled

El FMI alerta de ‘graves repercusiones’ globales si EE.UU. no eleva su techo de deuda

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró este jueves la necesidad urgente de que el Congreso estadounidense eleve el techo de deuda ya que, de no hacerlo, habrá “graves repercusiones” tanto para la economía estadounidense como a nivel global.

“Nuestra evaluación es que tendrá repercusiones muy serias no solo para los EE. UU. sino también para la economía global en el caso de que haya un incumplimiento de la deuda y alentamos encarecidamente a las partes a unirse para llegar a un consenso para abordar este asunto con urgencia”, declaró en una rueda de prensa la portavoz del FMI, Julie Kozack.

Esta posible repercusión internacional del incumplimiento de los pagos de Estados Unidos se da en un contexto “muy difÍcil para la economía mundial”, explicó la portavoz de la institución.

Las consecuencias de no elevar el techo de deuda “podrían incluir mayores costos de endeudamiento”, en un momento en el que la Reserva Federal (Fed) ha llevado a cabo una serie de subidas en los tipos de interés y la tasa está en el 5 % y el 5,25 %, la más alta desde 2007.

El pasado martes el presidente estadounidense, Joe Biden, se reunió con el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, para hablar de la necesidad de suspender el techo de deuda y evitar así que Estados Unidos entre en una suspensión de pagos.

Ambos no llegaron a un acuerdo y se limitaron a reiterar cara a cara sus posiciones sobre la suspensión del techo de deuda, cuyo límite de 31,4 billones de dólares ya se alcanzó el 19 de enero, por lo que actualmente el Gobierno está recurriendo a dinero en sus reservas para pagar las deudas que ha contraído.

El Departamento del Tesoro estima que esas reservas se agotarán el 1 de junio, momento en que EE.UU. entraría automáticamente en una suspensión de pagos, la primera de su historia.

McCarthy quiere vincular la suspensión del techo de deuda con importantes recortes de gasto en algunos de los programas estrella de Biden, como la cancelación de la deuda estudiantil, y además quiere endurecer los requisitos que deben cumplir los estadounidenses más pobres para acceder a ayuda sanitaria y alimentaria.

Por su parte, Biden lleva semanas diciendo que no está dispuesto a negociar sobre el techo de endeudamiento y que los republicanos tienen la obligación de asegurarse de que Estados Unidos puede pagar las deudas ya contraídas, como hicieron en varias ocasiones con su antecesor, Donald Trump (2017-2021).

Biden volverá a reunirse con McCarthy y el resto de los líderes del Congreso el viernes.

Fuente: Forbes Chile

concepto-tecnologias-globales-comunicacion-tecnica-mixta_641298-9215.jpg

Las zonas de riesgo económico en América Latina para este año.

[et_pb_section][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text]

No han sido años fáciles para los países de América Latina que han debido enfrentar, al igual que el resto del mundo, el impacto de varios shocks distintos: la pandemia de Covid-19, la invasión de Rusia a Ucrania, el endurecimiento de las condiciones financieras e inestabilidades políticas, situaciones que han llevado a que buena parte del continente y sus gobiernos se inclinen hacia la izquierda.

La región como un todo terminará creciendo el año entrante entre 0,7% y 1,7% de acuerdo con los organismos multilaterales y bancos de inversión, lo que está por debajo del promedio de 3,7% que se preveé para 2022.

El próximo ejercicio se ve complejo, señalan los expertos. Las economías tendrán que continuar enfrentando la caída de actividad que han generado las alzas de tasas de interés emprendidas por los bancos centrales para detener los aumentos de precios. Aunque la inflación parece haber tocado techo, sigue siendo alta y las expectativas se han visto sacudidas por la incertidumbre y el ruido político.

Esto ha generado una aversión al riesgo de parte de los inversionistas que ha significado aumentos adicionales en los costos de financiamiento, lo que se ha unido a una alta volatilidad en los mercados, profundizada por la inestabilidad política de algunos países en el continente.

Toda esta situación ha inducido en menores flujos de capital, lo que ha incrementado la volatilidad de los tipos de cambio.

Ahora bien, a partir de 2024, América Latina recuperaría algo de dinamismo. “Una combinación de desinflación moderada, debilitamiento del crecimiento y disminución de las presiones sobre el tipo de cambio está generando llamados a los bancos centrales de América Latina para que finalicen sus ciclos de aumento y comiencen a considerar recortes”, señala el estadounidense JPMorgan.

Algo similar espera Morgan Stanley, quien dice que es posible que “posturas políticas más estrictas y una desaceleración global podrían causar una desaceleración en 2023, pero la mayoría de los países deberían recuperarse y experimentar un mayor crecimiento en 2024”.

“La buena noticia es que es probable que la inflación continúe cayendo en la mayoría de los países, terminando 2023 a mitad de camino a niveles consistentes con la estabilidad de precios”, dice el Bank of América. Agrega que, “dentro de los mercados emergentes, Asia debería tener un rendimiento superior, liderado por China. Si la reapertura se materializa sin problemas, deberíamos observar una aceleración secuencial en la actividad económica china hacia el segundo semestre de 2023, lo que eventualmente debería favorecer a Latinoamérica”.

Para BlackRock Investment, “América Latina reflejará tasas de intereses más altas y una recesión económica mundial afectará el crecimiento en la región el próximo año. Los aumentos más tempranos y más pronunciados también significan que los ciclos de relajación podrían comenzar a mediados de año y estimular un repunte del crecimiento en 2024”.

De todas formas, la Cepal es lapidaria en advertir que el crecimiento potencial, que es la capacidad que tienen las economías de crecer con sus factores de producción disponibles, se mantendrá en torno a 2% en los próximos años. Con ello, la expansión de este período es peor que, incluso, a la época de la llamada década perdida del América Latina durante los años ’80. La tasa de crecimiento real del PIB para la región fue de sólo 2,3% entre 1980 y 1985.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]
vista-superior-mano-aceptando-dinero-sobre-escritorio-min

Inflación y tasas de interés: ¿cómo contribuye la burocracia al valor del dinero?

¿Cómo es el panorama actual de la tasa de interés en México? El CAT (Costo Anual Total) de Banamex, sin IVA, marca un 67.7%. (El CAT de las distintas tarjetas va del 23.5% -Banregio- al 107.9% -IDEAL Scotiabank-).

El Banco de México ha presentado un aumento constante en la “tasa de referencia”, lo que ha provocado una presión para quienes tienen deuda variable en hipotecas y tarjetas de crédito. Lo mismo sucede con las tiendas departamentales que emiten plásticos. Este golpe al consumo representa un peligro importante al crecimiento de la economía, el cual es satisfactorio a día de hoy.

Según expertos financieros, el Banco de México aumentará su tasa de referencia del 9.25% al 10.75%, con el objetivo de detener la inflación. El efecto de la Guerra en Ucrania disparó todos los precios del petróleo, el gas, los granos y el fertilizante, lo cual descarta la perspectiva de que se trata de un fenómeno local, propio de México. Somos espectadores de una tragedia mundial que ha producido dolor y pobreza. Europa pasará frío este invierno por la falta de gas ruso, algo que nunca imaginamos para el continente más rico, desarrollado y equilibrado.

¿Existe un rayo de esperanza en tan sombrío panorama? Tan sólo el pronóstico de que esta situación duraría menos de un año. Todos los bancos centrales de las economías más grandes están haciendo lo mismo y lo que algunos temen ya no es un largo periodo de inflación sino de deflación. En cuanto falte el dinero y sobre la oferta de bienes, los precios podrían regresar, como fue el caso de Japón, que sufrió deflación durante dos décadas con grandes problemas económicos.

Cuando hay inflación, los consumidores compran de forma inmediata porque en el futuro cercano los precios serán más altos; cuando hay deflación, por otro lado, la gente guarda su dinero porque le alcanzará para comprar más en el futuro. La meta propuesta por el Banco de México es llegar al 3% de inflación a finales del 2024, justo cuando cambie el sexenio. 

Una de las causas de la inflación en el precio del dinero (tasas de interés) es la burocracia judicial. Los bancos tienen que quebrantar miles de cuentas por la burocracia judicial. Cobrar una cuenta en México es un proceso enrevesado que puede durar años.

El buró de crédito ayuda; los historiales crediticios de los consumidores también, pero la ejecución de un cobro es impredecible. ¿La solución de la banca mexicana? Cobramos altas tasas para ganar mucho y reponer las quiebras financieras. Además el fisco no ayuda al impedir que las cuentas incobrables sean deducibles.